TIPC

Serie de blogs Making the Green New Deal Happen, julio de 2022: Escasez de agua en el sur de Europa: problemas y soluciones

Thinking & Analysis

 

Mientras escribo este blog, las noticias sobre una grave sequía en el valle del Po están en las portadas de los periódicos europeos. La escasez de agua está obligando a las autoridades a introducir el racionamiento de agua para los ciudadanos en 125 municipios y detener el uso del agua para riego. Esta histórica sequía se debe al hecho de que no ha llovido en los últimos 100 días y no hubo suficiente nieve durante el invierno para reponer las reservas de agua. Los impactos del cambio climático, incluidas temperaturas más altas y patrones de precipitación alterados, modifican el suministro de agua dulce. Aun así, la sequía también se ve exacerbada por el aumento de la demanda de agua durante el mismo período. Aquí es donde el concepto de escasez de agua se vuelve útil.. La escasez de agua y la sequía están interconectadas, pero no son lo mismo. A diferencia de la sequía, la escasez de agua no es una crisis temporal, sino un desequilibrio estructural entre el agua disponible y la demanda, que cambia con las estaciones y la naturaleza cambiante de las actividades económicas..

Las crisis climática y del agua están intrínsecamente interrelacionadas en más formas de lo que parece inmediatamente. La escasez de agua tiene un impacto en la sociedad, la economía y el medio ambiente, que compiten por el agua. Si bien se entiende claramente que las personas necesitan agua (para beber, cocinar e higienizarse) y la agricultura necesita agua para el riego, el papel del agua es en gran medida invisible en la generación de energía y el uso industrial. La agricultura es el mayor usuario de agua dulce en el sur de Europa, variando entre 50% en Italia y 80% en Grecia, seguida por el uso industrial y urbano, incluidas las actividades turísticas y comerciales. Finalmente, la escasez de agua daña el medio ambiente, la biodiversidad y los servicios ecosistémicos. Desafortunadamente, abundan los ejemplos de ecosistemas naturales dañados y, a veces, destruidos por completo por la extracción excesiva de agua para uso humano.. Con los crecientes episodios de escasez de agua, los responsables políticos en Europa deben planificar un futuro con más escasez de agua, donde haya una distribución de agua más equilibrada entre los ecosistemas humanos y naturales.

La escasez de agua tiene razones complejas; sin embargo, los siguientes cuatro se destacan en el sur de Europa:

  1. Hay menos agua disponible cuando más se necesita: En general, se necesita más agua en los meses más cálidos debido al aumento del turismo y la producción agrícola; sin embargo, estos son cuando los países del sur de Europa reciben menos precipitaciones. Por otro lado, todavía se desperdicia una gran cantidad de agua dulce por fugas en la infraestructura hídrica o por el desperdicio de alimentos que requieren grandes cantidades de agua para ser producidos.
  2. El agua está contaminada: Las actividades humanas, incluidas la agricultura, la industria y el uso urbano, generan contaminantes que las plantas de tratamiento de agua no eliminan lo suficiente. Esto sucede por dos razones: la dificultad técnica de eliminar los contaminantes y el costo asociado o debido a la falta de regulación y cumplimiento por parte de las autoridades.
  3. Hay soluciones, pero no se aplican: En los últimos diez años, ha habido muchos avances científicos para hacer que el tratamiento del agua sea más inteligente y circular. Estas soluciones ofrecen oportunidades para usar soluciones digitales, inteligencia artificial y sensores remotos para usar el agua de manera más eficiente y al reutilizar las aguas residuales tratadas para riego y recuperar energía y nutrientes de las aguas residuales. Las razones por las que estos no se han aplicado ampliamente son múltiples, incluida la falta de habilidades de las empresas para aplicarlos, los riesgos relacionados con los contaminantes y patógenos en las aguas residuales y la falta de orientación para su aplicación y planes comerciales para garantizar el retorno de la inversión.
  4. Bajo nivel de buen gobierno y recuperación de costos: El agua escasea y su tratamiento es costoso; sin embargo, está siendo tratado como un recurso abundante y barato. El hecho de no ver el costo real asociado con el uso del agua en las sociedades del sur de Europa contribuye principalmente a la falta de incentivos económicos para ahorrar agua y usarla para las actividades más valiosas.

Soluciones

Las soluciones que se han aplicado tienen como objetivo aumentar la oferta de agua de buena calidad y reducir su demanda. Los países del sur de Europa están a la vanguardia de la escasez de agua, y la forma en que aplican soluciones puede ofrecer lecciones valiosas a otras regiones que tendrán escasez de agua en el futuro.

Reutilización de aguas residuales tratadas: Las plantas de tratamiento de agua colaboran cada vez más con el sector agrícola para reutilizar las aguas residuales tratadas para el riego y la recarga de acuíferos. Un ejemplo destacado es la región de Murcia, España. Esta región es una de las más secas de España, mientras que genera 20% de la producción agrícola del país y tiene un sector turístico en auge, dependiendo de la disponibilidad de agua. ESAMUR, la Entidad de Saneamiento y Depuración de la Región de Murcia, reutiliza la práctica totalidad de las aguas residuales que trata para riego y recarga de acuíferos como medida eficaz para el ahorro de agua y energía.

Combinación de soluciones basadas en la naturaleza con infraestructura convencional: los Tinos Ecolodge demuestra cómo combinar métodos innovadores de gestión del agua y generar energía renovable mientras se realizan actividades agrícolas y turísticas. El albergue ecológico se encuentra en la isla de Tinos, en el mar Egeo, en Grecia, donde los recursos de agua dulce son tradicionalmente escasos. Aun así, la gestión cuidadosa de los recursos hídricos se ha vuelto aún más crítica debido al aumento del número de turistas, la actividad agrícola y el cambio climático. El ecolodge captura el agua de lluvia y la humedad del aire a través de unidades de condensación y trata las aguas residuales generadas por los huéspedes del ecolodge a través de un humedal artificial. Esta nueva fuente de agua, también llamada agua recuperada, se utiliza luego para regar un jardín orgánico de permacultura para proporcionar alimentos a los huéspedes y a los mercados locales. Esta instalación turística está aislada de la red y genera su energía renovable a través de paneles solares. El alojamiento ecológico sirve como sitio de demostración dentro de un proyecto financiado por la UE y está conectado a sitios de réplica.

Uso de la tecnología para ahorrar agua: Las soluciones tecnológicas se utilizan cada vez más tanto en la agricultura como en la gestión urbana del agua para ahorrar agua. Para dar algunos ejemplos, agrowanalytics, una start-up española, combina la programación, el seguimiento y el análisis del riego para regar con la cantidad de agua que necesita un cultivo en particular y cuando más lo necesita, consiguiendo un ahorro de agua de hasta 30%. Shayp, otra empresa emergente de Bélgica, se enfoca en reducir el desperdicio de agua en edificios a través de fugas y roturas en tuberías, utilizando una plataforma para análisis de flujo en tiempo real y sensores remotos.

Soluciones de gobernanza y finanzas para ahorrar agua: La gobernanza del agua es un tema muy complejo, pero ese es un ejemplo positivo cuando la colaboración de las partes interesadas conduce a una mejor distribución del agua. El ejemplo de la Acuífero del Este de La Mancha muestra que la estrecha colaboración entre los agricultores, los municipios y la autoridad de la cuenca del río logró un uso más sostenible del agua. La colaboración incluyó una definición clara de los agentes, el seguimiento y los datos, y el mecanismo de resolución de conflictos. Otro buen ejemplo es una combinación de aumento del coste del agua, facturando la cantidad exacta utilizada y equipos ahorradores de agua que ha conseguido un ahorro de 25% en agua de riego en España[1].

La aplicación de estas soluciones se ve obstaculizada por problemas estructurales en el sector del agua, como la falta de inversión y la falta de habilidades para aplicar nuevas soluciones, pero también por el riesgo político y social asociado con precios más altos del agua, un control más estricto del uso del agua y el uso de agua de menor calidad para fines no potables, como riego, limpieza de maquinaria y calles.

La aplicación de estas soluciones ofrece oportunidades no solo para abordar la escasez de agua, sino también para apoyar las medidas de mitigación y adaptación climáticas y beneficiar al medio ambiente. Sin embargo, el agua no es central en el Acuerdo Verde de la UE, el plan que lidera la respuesta de la UE al cambio climático, y es marginal en las estrategias climáticas nacionales y subnacionales. Si bien los responsables políticos aún están definiendo el papel del agua en las sociedades netas cero en Europa, los episodios periódicos de crisis del agua como la de Italia nos recuerdan la importancia de cuidar el agua, uno de los recursos más importantes que tenemos.

[1] efectos de la modernización del regadío en España 2002-2015 | SpringerLink

 

Eva Enyedi es la directora del proyecto de escasez de agua del programa EIT Climate Knowledge Innovation Community.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *