TIPC

Serie de blogs Making the Green New Deal Happen, junio de 2021: Política de innovación de la granja a la mesa: ¿'adaptarse y adaptarse' o 'estirar y transformar'?

Thinking & Analysis

 

 

 

 

 

 

 

Henrik Larsen analiza las deficiencias climáticas del sistema alimentario industrial y cómo el enfoque potencial de 'ajuste y conformidad' de la estrategia Farm to Fork de la UE para los sistemas alimentarios y los actores titulares puede no transformar suficientemente el régimen alimentario.

El Pacto Verde Europeo (EGD) exige la transformación del sistema alimentario como objetivo central para lograr la neutralidad climática para 2050. El Estrategia de la granja a la mesa (F2F) es la política principal de la UE para lograr este objetivo. El F2F adopta una respuesta política integral para brindar transiciones de sostenibilidad, lo que requiere la participación de todos los actores en la cadena de valor de los alimentos, desde la producción, el procesamiento y la distribución hasta el consumo y el desperdicio. Propone una nueva combinación de políticas de acciones e iniciativas, desde recompensar los esfuerzos de los agricultores que adoptan prácticas agrícolas más sostenibles, reformular los productos alimenticios de acuerdo con las directrices para dietas saludables, promover soluciones de eficiencia energética, adaptar las estrategias de marketing para prever la adopción de productos alimenticios, asegurando que los precios de los alimentos no socaven la percepción de los ciudadanos sobre el valor de los alimentos, y reduciendo el envasado y el desperdicio de alimentos de acuerdo con los principios de la economía circular. El enfoque F2F sistémico e integrado, que se extiende más allá del lado de la oferta para incluir consideraciones del lado de la demanda, proporciona una base para diseñar combinaciones de políticas consistentes y coherentes para gestionar y coordinar la transformación de los sistemas alimentarios europeos. ¡Este cambio en el estilo y el enfoque de las políticas es muy necesario!

En las últimas décadas, Europa ha creado un modelo agrícola y alimentario industrial que es altamente insostenible y genera externalidades negativas en las dimensiones ambiental, social y económica. los Centro Común de Investigación de la UE EDGAR-FOOD La base de datos estima que el 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE provienen de los sistemas alimentarios. Como se informó en informes de evaluación ambiental recientes, incluidos los de la Agencia Europea de Medio Ambiente, Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas, y Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el aumento de los niveles de agricultura intensiva basada en monocultivos de cultivos intensivos en productos químicos y con altos insumos y corrales de engorde a escala industrial, que dependen de fertilizantes, pesticidas y el uso prevenible de antibióticos, conducen sistemáticamente a resultados ambientales negativos. Además, una rápida consolidación ha creado desequilibrios estructurales de poder, desplazando el poder de los productores primarios a los actores que se encuentran aguas abajo en la cadena de valor de los alimentos. Esta concentración da como resultado acuerdos de agricultura por contrato en los que los procesadores de alimentos y los minoristas presionan a los productores primarios para que amplíen y adopten métodos agrícolas de monocultivo industrial y uso intensivo de insumos.

Para lograr sistemas alimentarios sostenibles, el programa F2F busca promover una amplia gama de innovaciones de nicho, incluida la agricultura de precisión, aditivos innovadores para piensos y nuevas técnicas genómicas. Estos están respaldados por tecnologías satelitales, Internet de banda ancha rápida e inteligencia artificial destinadas a acelerar la transformación verde y digital. ¿Cuál es el potencial de estas soluciones tecnológicas para transformar los sistemas alimentarios europeos? La teoría de las transiciones sugiere diferentes vías de transición derivadas de nichos que o bien 'ajustarse y ajustarse' al régimen sociotécnico establecido o 'ampliarlo y transformarlo'. Por lo tanto, las vías de 'adecuación y conformidad' se centran en la innovación que ofrece competitividad a los jugadores titulares dominantes. Por el contrario, las vías de 'estirar y transformar' intentan cambiar las presiones de selección y los criterios de sostenibilidad en el régimen sociotécnico para favorecer a los nuevos entrantes y desafiar el equilibrio de poder tradicional. Esto es ilustrado por el Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación contraste de vías alternativas de transición alimentaria, una que enfatiza el monocultivo eficiente impulsado por la tecnología; otro que promueve la agroecología diversa resiliente dirigida por profesionales.

Si bien el F2F tiene el potencial de 'ampliar y transformar' el régimen agroalimentario existente, en gran medida recurre a un camino de 'adecuación y conformidad', que apoya a los actores actuales, como los agricultores industriales a gran escala, las corporaciones agroalimentarias y los minoristas. . Muchas soluciones se adoptan sin cuestionar la lógica subyacente del sistema alimentario y, por lo tanto, corren el riesgo de ajustarse al modelo actual de producción de monocultivos industriales, intensivos en productos químicos y energía, en lugar de transformarlos, a expensas de los ecosistemas naturales y la biodiversidad. Por ejemplo, las empresas agroquímicas que normalmente venden insumos agroquímicos comercializan y patentan cada vez más soluciones de sustitución de insumos, como biopesticidas, semillas resistentes al clima y otros productos de base biológica; por lo tanto, continúa la dependencia de los agricultores de los sistemas de monocultivo a gran escala y los mercados de insumos externos. Amigos de la Tierra advierte: 'es un arreglo tecnológico clásico que busca abordar un problema creado por la tecnología fallida de la biotecnología (cultivos tolerantes a herbicidas), y una nueva forma de mercantilizar y apropiarse de la naturaleza. Si se lleva a cabo, afianzará la agricultura industrial y corporativa intensiva en productos químicos y reforzará la dependencia de los campesinos de los agroquímicos tóxicos y otros insumos industriales”. Del mismo modo, las soluciones de bioeconomía promovidas por F2F, como las biorrefinerías avanzadas, se basan en la ganadería intensiva y corren el riesgo de encerrar a los agricultores en modelos de producción insostenibles o aumentar la presión sobre el uso de la tierra y la biomasa. Estos procesos estabilizadores de bloqueo que conducen a dependencias de ruta y atrapamiento deben ser cuidadosamente considerados y gestionados, como lo exige el Panel Internacional de Expertos en Sistemas Alimentarios Sostenibles.

La agroecología está atrayendo cada vez más el interés de los agricultores europeos, las organizaciones de la sociedad civil y los expertos en políticas que buscan recuperar los procesos de toma de decisiones de poderosos grupos de presión e intereses corporativos y promover una alternativa al régimen agroalimentario establecido. Si cuenta con el apoyo de servicios de investigación y asesoramiento apropiados, la agroecología, incluida la agricultura orgánica, podría establecer el estándar para las prácticas agrícolas sostenibles en Europa y empoderar a los pequeños agricultores, mejorar la resiliencia de los agroecosistemas y promover soluciones basadas en la naturaleza, todo dentro de una perspectiva más amplia sobre la seguridad alimentaria y la salud. soberanía. Tales innovaciones pioneras de nicho deben ser priorizadas por el Misión de Horizonte Europa sobre la salud del suelo y la alimentación, apoyada por las reformas de la Política Agrícola Común (PAC), y vinculada a medidas políticas destinadas a reducir drásticamente la ganadería a un 'espacio operativo seguro', cambiando los patrones de consumo hacia dietas saludables, sostenibles y basadas en plantas. Del mismo modo, están surgiendo muchas innovaciones sociales en toda Europa, desde redes alimentarias alternativas, esquemas agrícolas apoyados por la comunidad hasta la creación de consejos locales de política alimentaria. Aunque a menudo no son elegibles para la financiación de la PAC, estos nichos de 'ampliación y transformación' son muy prometedores en términos de abordar los desequilibrios de poder y las dependencias del camino, recuperar el valor para los pequeños agricultores y reconectar las empresas alimentarias de manera que restablezcan la democracia, la responsabilidad y la confianza en sistemas alimentarios.

Una transformación de los sistemas alimentarios europeos que "abre" una pluralidad de vías de transición, impulsada por innovaciones agroecológicas y sociales participativas además de soluciones puramente tecnocientíficas, presenta un enfoque más equilibrado para la transición de un sistema alimentario y agrícola industrial que genera sistémicamente externalidades, desde los impactos ambientales de la agricultura intensiva hasta mayores niveles de concentración a lo largo de la cadena de valor alimentaria.


Henrik Larsen es investigador visitante en el Instituto UCL de Recursos Sostenibles.

Este blog es producido por TIPC y su socio, EIT Climate-KIC

Los editores de esta serie de blogs son Fred Steward, profesor emérito de la Escuela de Arquitectura y Ciudades, Universidad de Westminster, Londres; y Jon Bloomfield, asesor de políticas de innovación de sistemas, ecosistemas de innovación climática, el Comunidad de Innovación y Conocimiento Climático del Instituto Europeo de Tecnología (EIT Climate-KIC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *