TIPC

Sobre la experimentación de políticas: decisión, diseño y actitudes evolutivas

Thinking & Analysis

 MAYO 2018

En el Consorcio de Políticas de Innovación Transformativa (TIPC), nos estamos embarcando en un emocionante programa de cinco años que implica una gran cantidad de experimentación y cocreación de políticas. Con este blog, el primero de una serie que cada vez se centra en un elemento del programa TIPC, comparto algunas de mis reflexiones sobre la experimentación de políticas, recopiladas mientras exploraba este territorio durante nuestro año de exploración.

Las referencias a experimentos, experimentación y experimentalismo se están volviendo omnipresentes. Es difícil escuchar un podcast sin encontrar al menos una referencia a estos "ex". Los espacios dedicados para la experimentación, o laboratorios, están surgiendo en ciudades, unidades de políticas y plataformas de múltiples partes interesadas bajo una variedad de formas y etiquetas. Parte de este entusiasmo se debe a una aceptación reciente de la incertidumbre, la ambigüedad y la ignorancia provocadas por problemas complejos y perversos (Stirling 2010, Leach et al. 2010). Observe de cerca los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y encontrará múltiples problemas que se cruzan, cuyas soluciones están lejos de ser obvias y que podrían generar efectos e impactos en cadena. En este contexto, los laboratorios suelen estar diseñados para abordar un desafío o misión en particular y son la encarnación de una retórica infundida con optimismo sobre la innovación y escepticismo sobre la planificación y los enfoques tradicionales de la formulación de políticas. A pesar de estos puntos en común, se está utilizando un lenguaje similar para describir expectativas diversas y, a veces, contradictorias de lo que se puede lograr mediante la experimentación, que incluyen:

  • generar evidencia científica de 'lo que funciona' para la toma de decisiones
  • para probar hipótesis de diseño y aclarar 'lo que realmente está sucediendo'
  • para innovar dentro del sector público y demostrar 'lo que sucederá'
  • para lidiar con la incertidumbre y la complejidad sobre 'qué pasaría si'
  • Fomentar la creatividad y el aprendizaje sobre 'lo que podría ser'
  • para proteger, nutrir y potenciar las alternativas 'que podrían suceder'
  • para provocar discusión y sondear 'lo que debería suceder'

Sin embargo, antes de que TIPC se suba a este tren, es esencial que cuestionemos los contornos y direcciones de la experimentación. Bason (2017) propuso una forma útil de hacer esto cuando identificó las actitudes (o justificaciones) de decisión y diseño para la experimentación. Aquí, reviso estas actitudes y las complemento con una perspectiva que prevalece en mi campo de estudio (transiciones de sostenibilidad). Estas actitudes a menudo se dan por sentadas por las diversas comunidades de práctica que persiguen la experimentación de políticas. Hacer evidentes sus suposiciones es un paso importante para desarrollar un entendimiento compartido dentro de TIPC.

Actitud de decisión

La actitud de decisión se centra en permitir la toma de decisiones (Bason, 2017) y, por lo tanto, se preocupa principalmente por producir evidencia (científica) sobre la eficacia de un conjunto predefinido de opciones, para estimar impactos, mitigar riesgos, confirmar hipótesis de diseño y optimizar instrumentos de política. Esta actitud está asociada con un énfasis en los métodos econométricos (por ejemplo, ensayos de control aleatorios) o experimentos de comportamiento, que se adhieren a un control estricto de los parámetros experimentales.

Teniendo en cuenta los objetivos del TIPC, esta actitud, en sí misma, es insuficiente para manejar la incertidumbre, ambigüedad e ignorancia provocadas por el proceso de transformación, ya que puede precipitar el cierre en torno a intervenciones específicas y sofocar la deliberación sobre los fines, medios e implicaciones de diferentes caminos. No obstante, el desarrollo de otras metodologías que combinen la valoración social y la experimentación puede ser un punto de entrada para prácticas de deliberación más transformadoras. Esto se puede lograr, por ejemplo, mapeando los criterios que utilizan las diferentes partes interesadas al evaluar un dilema político en particular (es decir, mapeo de criterios múltiples), y luego usando esa información para establecer experimentos y evaluar su progreso.

Actitud de diseño

Por el contrario, la actitud de diseño enfatiza 'investigar la próxima práctica' y adopta una 'postura de hacer futuro' (Bason, 2017). Esta posición abarca la incertidumbre y la ambigüedad como generadoras del proceso, que se piensa principalmente como un esfuerzo creativo. Las habilidades y sensibilidades de los diseñadores se consideran buenas formas de navegar el proceso de experimentar con la formulación de políticas. En particular, cultivar una profunda empatía se considera crucial para volver a centrar la política en las necesidades de las personas y sus relaciones con el sistema (en contraposición a las ideas abstractas de eficiencia o desempeño). Aquí, los laboratorios se presentan a menudo como espacios creativos, donde los responsables políticos y otras partes interesadas pueden abordar los problemas desde nuevos ángulos y elaborar enfoques novedosos que luego se prueban en la práctica (por ejemplo, mediante la creación rápida de prototipos).

Varios métodos asociados con esta actitud han ido impregnando la práctica política y dándole un nuevo dinamismo. Sin embargo, no es evidente hasta qué punto la adopción de una actitud de diseño puede ayudar a promover un cambio sistémico, si este es el objetivo. Al enmarcar el tema de la experimentación política como algo primordialmente relacionado con la creatividad, tiende a descuidar las formas concretas en las que la dependencia de la trayectoria y el bloqueo de los sistemas existentes sofocan las transformaciones. La mayoría de las innovaciones y las intervenciones bien diseñadas retroceden cuando se enfrentan a la absoluta indomabilidad de lo que ya está aquí.

Actitud evolutiva

Dentro del campo de las transiciones de sustentabilidad, observamos una actitud evolutiva que coloca el cambio sistémico al frente y al centro. Incluso cuando es evidente una tecnología o práctica social prometedora (por ejemplo, la energía solar fotovoltaica para descarbonizar la generación de electricidad), incorporarla sigue siendo un desafío; Puede llevar décadas alinear los diversos procesos de desarrollo de esa tecnología, sus cadenas de suministro, la creación de los modelos comerciales, las políticas y las regulaciones adecuados y la información a los usuarios. Puede llevar incluso más tiempo establecer y alinear innovaciones complementarias (por ejemplo, redes inteligentes, almacenamiento a escala de red, almacenamiento doméstico), para crear una alternativa viable y manejar las múltiples complicaciones que surgen (por ejemplo, subsidios apropiados, aumento de los costos de la electricidad). Estas configuraciones socio-técnicas emergentes enfrentan una inmensa presión cuando compiten con la forma dominante de hacer las cosas, como las expectativas de rendimiento y costo de los usuarios, y la resistencia activa de los actores titulares.

Por ello, los académicos destacan la importancia de los nichos: espacios protectores donde los efectos de la forma dominante de hacer las cosas no son tan dominantes, y las prácticas y tecnologías emergentes pueden encontrar los recursos y las condiciones necesarias para desarrollarse. Estos nichos se pueden construir aprovechando las condiciones favorables preexistentes y estableciendo y apoyando experimentos socio-técnicos estratégicos (Schot y Geels, 2008). Por lo tanto, el campo de las transiciones sostiene que la experimentación, junto con los esfuerzos para desarrollar nichos, y otros enfoques de políticas (integrados en una combinación de políticas) pueden ayudar a fomentar las transiciones de sostenibilidad (Kivimaa y Kern, 2016, Rogge y Reichardt, 2016). En este contexto, los experimentos pueden definirse como 'una iniciativa inclusiva, basada en la práctica y dirigida por desafíos, diseñada para promover la innovación del sistema a través del aprendizaje social en condiciones de incertidumbre y ambigüedad' (Sengers et al., 2016).

Movilizando la experimentación para TIPC

En el contexto de TIPC, los elementos de estas diferentes actitudes son sobresalientes. En particular, esperamos empoderar a nuestros miembros para que desarrollen la actitud evolutiva, ya que hemos observado que todavía se descuida en gran medida en la práctica actual que favorece la decisión y el diseño.

Fundamentalmente, a medida que la experimentación continúa desarrollándose en varios dominios dentro y fuera del ámbito de las políticas, es vital que los responsables de la formulación de políticas vayan más allá de la creación de experimentos de políticas específicos únicamente para la formulación de políticas y desarrollen la capacidad para involucrar y movilizar las iniciativas, y las lecciones que surgen de una gama de actividades experimentales. Con eso en mente, publicamos el año pasado un resumen que explora los compromisos de políticas experimentales (EPE): 'Las diversas formas en que los responsables de la formulación de políticas se involucran en los procesos de experimentación, iniciando, apoyando o movilizando tales iniciativas para informar la toma de decisiones, posibilitando procesos de aprendizaje social, desarrollando caminos alternativos y promulgando futuros deseables'. (Torrens y Schot, 2017).

Hemos comenzado la preparación para nuestro laboratorio de transformación, donde exploraremos diferentes EPE y co-desarrollaremos los métodos, prácticas y fundamentos que pueden sustentar la Política de Innovación Transformativa (TIP). En estos esfuerzos, estamos comprometidos con la cocreación y el aprendizaje compartido. Así que con este espíritu, tengo curiosidad por escuchar sus comentarios y contribuciones a los puntos discutidos en este blog de debut del programa principal de TIPC.

Referencias

Bason, C. (2017) Leading Public Desing: Descubriendo la gobernanza centrada en el ser humano. Bristol: Policy Press.
Kivimaa, P., Kern, F., 2016. ¿Destrucción creativa o mero soporte de nicho? Combinaciones de políticas de innovación para transiciones de sostenibilidad. Política de investigación 45. doi: 10.1016 / j.respol.2015.09.008
Leach, M., Scoones, I. y Stirling, AC (2010) Sostenibilidad dinámica, Sostenibilidad dinámica: tecnología, medio ambiente, justicia social. Routledge. doi: 10.4324 / 9781849775069.
Rogge, KS, Reichardt, K., 2016. Combinaciones de políticas para las transiciones de sostenibilidad: un concepto extendido y un marco para el análisis. Research Policy 45, 1620–1635. doi: 10.1016 / j.respol.2016.04.004
Schot, J. y Geels, FW (2008) 'Gestión de nichos estratégicos y viajes de innovación sostenible: teoría, hallazgos, agenda de investigación y política', Technology Analysis & Strategic Management, 20 (5), págs. 537–554. doi: 10.1080 / 09537320802292651.
Sengers, F., Wieczorek, AJ y Raven, R. (2016) 'Experimentando para las transiciones de sostenibilidad: una revisión sistemática de la literatura', Pronóstico tecnológico y cambio social. Elsevier Inc., (en prensa). doi: 10.1016 / j.techfore.2016.08.031.
Stirling, AC (2010) 'Keep it complex.', Nature, 468 (7327), págs. 1029–31. doi: 10.1038 / 4681029a.
Torrens, J. y Schot, J. (2017) The Roles of Experimentation in Transformative Innovation Policy. 2017–2. Brighton. http://www.transformative-innovation-policy.net/publications/roles-of-experimentation-in-transformative-innovation-policy/

[/ et_pb_text] [/ et_pb_column] [/ et_pb_row] [/ et_pb_section]